Saltar al contenido
Novena de aguinaldos

Dia noveno novena de aguinaldos

Villancico: El hijo del carpintero

Invocación y motivación

Hermanos y hermanas al terminar la novena nos comprometemos con alegría a celebrar el nacimiento de Jesús. La navidad es una palabra, un acontecimiento que habla, la navidad es experiencia y misterio de comunión en la familia, en las pequeñas comunidades, en la parroquia y en la Diocesis. Este ultimo día meditaremos la Diocesis al servicio de la caridad. Bienvenidos.

Lema

La Diocesis, al servicio de la caridad

Encuentro con la palabra de dios

De los Hechos de los Apóstoles 2, 42-47

Todos se reunían asiduamente para escuchar la enseñanza de los Apóstoles y participar en la vida común, en la fracción del pan y en las oraciones. Un santo temor se apodero de todos ellos, porque los Apóstoles realizaban muchos prodigios y signos. Todos los creyentes se mantenían unidos y ponían lo suyo en común: vendían sus propiedades y sus bienes, y distribuían el dinero entre ellos, según las necesidades de cada uno Íntimamente unidos, frecuentaban a diario el Templo, partían el pan en sus casas, y comían juntos con alegría y, sencillez de corazón; ellos alababan a Dios y eran queridos por todo el pueblo. Y cada día, el Señor acrecentaba la comunidad con aquellos que debían salvarse.

Palabra de Dios.

R/. Te alabamos Señor.

Reflexión

La naturaleza intima de la Iglesia se expresa en triple tarea: anuncio de la Palabra de Dios celebración de los Sacramentos (liturgia) y servicio de la caridad (diakonia). Son tareas que no pueden separarse una de otra. Para la Iglesia, la caridad no es una especie de actividad de asistencia social que también se podría dejar a otros, sino que pertenece a su naturaleza y es manifestación irrenunciable de su propia esencia.

Es fundamental para la Diócesis como comunidad en este tiempo del Adviento y más en la Navidad, poner en práctica el amor; amor al prójimo enraizado en el amor a Dios. Debemos ser conscientes que como Iglesia esta es nuestra tarea fundamental y lo es desde el inicio: “Los creyentes Vivian todos unidos y lo tenían todo en común, vendían sus posesiones y bienes y lo repartían entre todos, según la necesidad de cada uno” (Hch 2, 44-45), La comunión entonces, consiste precisamente en que los creyentes tengan todo en común y en que, entre ellos, no haya diferencia entre ricos y pobres (ct. Hch 4, 32-37).

En la comunidad no debe haber ninguna forma de pobreza, en la que se niegue a alguien los bienes necesarios para una vida decorosa. La Iglesia no puede descuidar el servicio de la caridad, como no puede omitir los Sacramentos y la Palabra. Al mismo tiempo, la caridad supera los confines de la Iglesia, que se dirige hacia el necesitado encontrado casualmente.

Continua con la oración a la virgen María

Pulsa el  botón para ir a la siguiente sección de la novena

Oración a la Virgen